Diario de la expedición: Gulu, una ciudad ensalzada por los astros

Acholi transportando cañas de azucar. Foto: Danton Llapart
Acholi transportando cañas de azucar.
Foto: Danton Llapart

GULU, 6 (MISIÓN ECLIPSE)

> Gulu, uno de esos lugares en el mundo en el que nuestro instinto siente que allí pervive el ser humano en estado puro.

> Gulu, lugar escogido para la retransmisión en directo, resultó ser una de los mejores localizaciones para la observación del eclipse

> La expedición regresa a casa con la sensación de haber realizado un trabajo bien hecho.

África… Cuando uno sabe que aquí se dirigen sus pasos no sabe muy bien a qué idea preconcebida aferrarse. Al inicio de la celebérrima Ébano, Kapucinski dejó claro que la diversidad de este continente sólo tiene en común el nombre. Comenzamos, entonces, a repensar tópicos acerca de qué podemos encontrarnos en Uganda, la llamada por Livingstone, y luego por Churchill, “perla de África“.

Niño acholi posando en la nueva Escuela de Formación Audiovisual de Gulu. Hypoheals. Foto: Danton Llapart
Niño acholi posando en la nueva Escuela de Formación Audiovisual.
Hypoheals, Gulu. Foto: Danton Llapart

Después de viajar por lugares en los que el trayecto es casi la mayor aventura, llegamos a Gulu, ciudad al norte del país y uno de los lugares privilegiados para observar el eclipse tan ansiado por nosotros.

Y fue al llegar aquí cuando sentimos que, a pesar de la concentración en nuestro trabajo, el entorno nos subyugaba. A nadie puede dejar indiferente el ímpetu de una juventud con una energía desbordante, las jóvenes e infatigables madres con sus pequeños a la espalda, el elegante caminar de mujeres cuyas cabezas van cargadas de kilos, los niños de carcajada sonora y noble, o los ancianos de mirada y gesto solemnes.

Niña acholi transportando fruita en Gulu. Foto: Danton Llapart
Niña acholi transportando fruita en Gulu.
Foto: Danton Llapart
Madre e hija acholi camino hacia su casa. Foto: Danton Llapart
Madre e hija acholi camino hacia su casa.
Foto: Danton Llapart

Mientras paseábamos al atardecer, siempre había algún grupo de vecinos que nos invitaba a beber “marua“. Y así, sentados en un círculo alrededor de una vasija de barro con agua caliente y semillas fermentadas, bebíamos con unas larguísimas pajitas y nos preguntábamos por el día, riendo, debatiendo, y compartiendo el final de la tarde.

Desde Misión Eclipse vinimos aquí por un cometido científico. Sin embargo, lugares como este desde donde escribimos demuestran cómo la ciencia es parte del ser humano. Lo remoto del lugar y su poca difusión han hecho que no hayamos encontrado despliegues tecnológicos para filmar este evento. Pero eso también ha provocado que nunca vamos a olvidar cómo la gente gritaba de emoción durante esos veinte segundos de totalidad. Aquella imagen nos ha llevado a lo más primitivo y original en todo ser humano: el asombro por una naturaleza que es portentosa. En nuestra memoria, aquel júbilo comparte el lugar con esos segundos en los que el cielo se volvió de un azul dorado.

Sara Santacana con David y Norman de la Escuela de Formación Audiovisual de Gulu, celebrando el eclipse total de Sol. Un momento sublime. Foto: Danton Llapart
Sara Santacana con David y Norman de la Escuela de Formación Audiovisual de Gulu, celebrando el eclipse total de Sol. Foto: Danton Llapart

Desde el inicio de nuestras investigaciones, llegamos aquí ayudados por una joven asociación española: Hypoheals. Con tenacidad, medios modestos pero mucha pasión lleva cinco años desarrollando un proyecto de formación audiovisual para jóvenes cuyas vidas han sido ingratas. Con muchos de esos jóvenes pudimos compartir aquellos momentos. Es por eso que la importancia científica de este evento es tan especial, por su vínculo emocional con las personas que aquí hemos encontrado.

Probando el nuevo material donado a la Escuela de Formación Audiovisual de Gulu. Hypoheals. Foto: Danton Llapart
Probando el nuevo material donado a la Escuela de Formación Audiovisual.
Hypoheals, Gulu. Foto: Hosborn, alumno de la escuela
Las nuevas aulas preparadas en la Escuela de Formación Audiovisual.
Hypoheals, Gulu. Foto: Danton Llapart

En postproducción tenemos dos nuevas cápsulas audiovisuales, realizadas en Gulu. “Eclipse? What eclipse?“, en el que días antes del eclipse entrevistamos a los lugareños, confusos sobre lo que iba a acontecer, y “Objetivos para nuevos objetivos” en donde mostramos el aprecio y la esperanza con la que son recibidos los miembros de Hypoheals y su nuevo proyecto humanitario. Ambas secuencias, junto a las producidas en Kampala, forman parte del documental “Umbrafília”, donde se reune el material audiovisual capturado por el equipo de Misión Eclipse persiguiendo eclipses alrededor del mundo desde 1999.

Acholi con gafas de eclipse, obsequio del (DAM) de la UB. Foto: Danton Llapart
Acholi con gafas de eclipse, obsequio del DAM de la UB. Foto: Danton Llapart

Ver el vídeo de la retransmisión en directo del eclipse total de Sol del 3 de noviembre de 2013 subtitulado al castellano.

Ver una selección de fotografías realizadas con alumnos de la nueva Escuela de Formación Audiovisual de Gulu el 3 de noviembre de 2013, día del eclipse total de Sol.

One comment on “Diario de la expedición: Gulu, una ciudad ensalzada por los astros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *